¡No te pierdas los procesos para realizar una ilustración en SOLO DIBUS!

viernes, 28 de agosto de 2015

The whale that fell in love with a submarine, de Akiyuki Nosaka

The whale that fell in love with a submarine, de Akiyuki Nosaka, Pushkin Children’s Books. Traducción japonés/inglés de Ginny Tapley Takemori, ilustraciones de Mika Provata-Carlone. 


SOBRE EL LIBRO: 
Formato pequeño, cubierta blanda a dos tintas e ilustraciones en blanco y negro, edición sencilla pero muy cuidada… Sospechamos que el libro tratará de comunicarnos algo con humildad, directamente, sin adornarlo con datos superfluos. Y ciertamente es así: cada una de las siete historias que componen esta colección es un pisotón directo y seco. Inevitable y doloroso. La muerte, el hambre y el miedo sobrevuelan en todos los cuentos, y las ilustraciones, llenas de tristeza y patetismo, subrayan las sensaciones de soledad y abandono. No se escatiman las escenas duras ni en el texto ni en las imágenes. Sin embargo, entre la destrucción y el sufrimiento, se puede encontrar el amor, el valor y la compasión.
Es significativo que todas las historias tengan en común el 15 de agosto, fecha de finalización de la guerra. A esas alturas, Japón está desolado y exhausto, y vemos como sus habitantes han pasado de la euforia de una probable victoria a desear el final, aunque sea enmarcado en la derrota. En los cuentos aprendemos qué ideas se inculcaban en los ciudadanos para que se unieran a la guerra, cómo se despreciaba a los que se rendían, qué recursos desarrollaba la población para sobrevivir y cómo se utilizaba a los niños y prisioneros al final de aquella contienda.
Los protagonistas de los cuentos, ya sean niños, animales, madres o prisioneros americanos, esperan, contra todo pronóstico, recuperar a los suyos en un mundo devastado, desean con fuerza ser felices de nuevo. Las frases que nos hacen sonreír en medio de la pena o los elementos fantásticos que nos impulsan a soñar se combinan idealmente para que el autor siembre las historias y éstas florezcan en nuestra memoria más tarde, días después de haber cerrado el libro.
Ese estilo medio fantástico medio trágico de cuento de hadas clásico nos acerca a los personajes como prototipos, alejando así el sentimentalismo y la desesperación: la ballena que por fin encuentra a la compañera ideal y que resulta ser un submarino japonés, el niño abandonado que reaprende a hablar con un loro, la madre que se convierte en cometa tras usar todas sus lágrimas para proteger a su hijo, la vieja loba que adopta al bebé enfermo, el piloto kamikaze que empeña su honor para salvar a su cucaracha, el prisionero que se comunica de manera imposible con una niña japonesa para sobrevivir y, sobre todo, el pastel que se convierte en árbol de hojas y savia comestible…
“El día 15 de agosto, la guerra que los adultos habían empezado finalmente acabó. Japón entero había sido convertido en cenizas y todo el mundo estaba hambriento, aunque entre las ruinas se alzara un árbol de pastel. Siempre estaba rodeado de niños hartándose de sus deliciosas hojas y troncos, sin que los adultos que pasaban al lado supieran de su existencia”.
La literatura para niños y jóvenes no tiene por qué estar sobreprotegiendo sensibilidades sino desarrollándolas con referencias ricas y auténticas. De vez en cuando conviene leer cuentos que nos recuerden que, tras una guerra, no hay diferencia entre  los huesos calcinados de un pueblo y los de su enemigo. Nosaka no nos miente: nadie gana tras una guerra y mucho menos los niños, que, si sobreviven, no recordarán una infancia con tranquilas vacaciones en familia y monótonos días de escuela coloreados de chuches y risas. Una razón más para necesitar la fantasía y el humor, armas secretas que nos ayudan a sobrevivir con vida.

SOBRE EL AUTOR: 
Akiyuki Nosaka nació en Kamakura. Su padre adoptivo murió durante el bombardeo 1945 de Kobe en la Segunda Guerra Mundial. Con 14 años huyó con su hermana a un campo de refugiados donde ella murió de hambre. La experiencia de la guerra y el periodo que le siguió influyó dramáticamente en su obra, en la cual también se expresa la desorientación de los japoneses al desaparecer la estructura social y cultural en que habían vivido hasta entonces. La tumba de las luciérnagas lo hizo famoso en su país, aunque empezó a despuntar a nivel internacional cuando ganó el premio Naoki en 1968 por Las algas americanas.
Nosaka ha escrito un centenar de obras y también es conocido como cantante, político y presentador de televisión. Sufrió un derrame cerebral en 2003 y, aunque todavía permanece afectado, sigue escribiendo una columna para el diario Mainichi Shimbun.

SOBRE LA TRADUCTORA: 
Ginny Tapley Takemori es una traductora británica que vive en Japón. Se interesó por la literatura japonesa mientras trabajaba como agente literario en Barcelona donde también traducía del español y del catalán. Empezó a leer literatura japonesa en inglés, especialmente libros para niños, y enseguida dejó todo para aprender esa lengua.
En una entrevista sobre su trabajo de traducción de esta obra de Nosaka comentó que le impactó sobre todo la combinación del tono sarcástico y a la vez tierno que usa el autor para describir su experiencia de la guerra, sin rastro de sensiblería. En la traducción Tapley no intentó hacer los cuentos más accesibles o suaves para los niños: las historias son brutales y dolorosas, pero impregnadas de empatía y humanidad. En cuanto a cuestiones más específicas sobre su trabajo, Tapley consideró un gran reto la traducción de canciones populares japonesas, en las que intentó transmitir la emoción del original, aunque se perdiera el ritmo.
Los cuentos de esta colección tiene en común con muchas historias japonesas la ausencia del típico final feliz al que estamos acostumbrados en los libros para niños occidentales. En ocasiones, esos finales felices nos impiden encontrar elementos que pueden hacer más significativa la historia. Como en la vida real, a veces el proceso es más importante que el final.
Según Tapley, los libros sobre las guerras, tanto si nos afectan como si no, son necesarios para poder hacer todo lo posible por evitarlas. ¿Su cuento favorito de la colección? La Madre que se convirtió en una cometa. “Siempre me hace llorar”.
Para saber más, aquí se puede leer la entrevista original en inglés.

SOBRE LA ILUSTRADORA: 
Mika Provata-Carlone es traductora, editora, fotógrafa e ilustradora. Le encanta la buena literatura, para niños o adultos, clásica o contemporánea, sobre todo si ha sido impresa tradicionalmente, oliendo a papel y tinta.

SOBRE LA EDITORIAL: 
Pushkin Children’s Books se creó para publicar historias en inglés procedentes de diferentes culturas e idiomas. Ya sean álbumes ilustrados, cuentos clásicos que nunca se habían traducido o éxitos recientes, los libros de esta editorial aspiran a reflejar las mejores historias de todo el mundo para los lectores más exigentes de todos: los niños y jóvenes.

ALGUNOS LIBROS INFANTILES PUBLICADOS EN ESPAÑOL CON LA GUERRA EN JAPÓN COMO TELÓN DE FONDO: 
-Aún te quedan ratones por cazar, Autor: Blanca Álvarez, Ilustrador: Laura Catalán, Editorial: Anaya infantil y juvenil.
-El grito de la grulla, Autor: Samuel Alonso Omeñaca, Ilustrador: Tino Gatagán, Editorial: Edelvives
-Mil grullas, Autor: Elsa Isabel Bornemann, Ilustrador: María de Jesús Álvarez, Editorial: Alfaguara México
-Sadako y las Mil Grullas de papel, Autor: Eleanor Coerr, Traductor: Teresa Mlawer. Ilustrador: Ronald Himler, Editorial: Everest
-Sadako quiere vivir, Autor: Karl Bruckner, Traductor: Feliciano Pérez Varas, Ilustrador: Mª. Jesús Fernández Castaño, Editorial: Noguer
-El cerezo, Autor: Daisaku Ikeda, Ilustrador: Brian Wildsmith, Editorial: Emecé
-6 de agosto de 1945 : la bomba de Hiroshima, Autor: John Malam, Editorial: Everest